Anovulación

Anovulación
5 (100%) 2 votos

La anovulación se define como la ausencia de la ovulación que ocurre cuando los ovarios no liberan óvulos. Es una de las causas más comunes de la esterilidad. Con frecuencia presentan trastornos menstruales generando incertidumbre en la mujer y, por consiguiente, es una de las patologías que más visitas provoca a las consultas de ginecología general y a las clínicas de reproducción asistida.

Antes de iniciar el estudio de la anovulación y sus distintas etiologías y tratamientos, debemos recordar brevemente y de forma básica el ciclo menstrual.

Síntomas

La anovulación suele manifestarse de diferentes formas. Se determina si sufrimos alguna de los siguientes síntomas:

Amenorrea

Es el principal síntoma y  se define como la ausencia o cese, ya sea temporal o permanente, del flujo menstrual. Es muy importante saber que la amenorrea no es una enfermedad, y es consecuencia de una situación fisiológica (embarazo, menopausia o lactancia). Toda amenorrea requiere una valoración ginecológica para poder encontrar la causa.

Períodos menstruales irregulares

Pueden ser amenorreas o hemorragias abundantes.

Períodos menstruales más cortos

Ausencia de síntomas

Ausencia o inexistencia de los síntomas propios del Síndrome Premenstrual (sensibilidad de los senos e hinchazón).

Diagnóstico

Para orientar el diagnóstico de las alteraciones ovulatorias y ante una paciente con anovulación o retraso menstrual que acude a la consulta, se realiza:

  • Historia clínica, fundamental para orientarnos sobre el origen de la patología (comienzo del problema, evolución, características menstruales, antecedentes de la paciente, enfermedades concomitantes, etc.).
  • Una adecuada exploración (desarrollo de caracteres sexuales, presencia de hirsutismo, IMC, etc.) y un ultrasonido vaginal (determina si hay presencia de quistes en los ovarios, síntoma común del síndrome de ovario poliquístico).
  • Tras esto, se solicita un test de embarazo (el embarazo es la causa más frecuente de amenorrea secundaria) y pruebas hormonales (FSH, LH, PRL, TSH y estradiol).
  • Una vez descartada la posibilidad de embarazo realizaríamos el llamado test de gestágenos que consiste en la administración de un gestágeno por vía oral o vaginal durante 8-10 días.

Clasificación

  • Grupo I: Fallo hipotálamo-hipofisario.
  • Grupo II: Disfunción hipotálamo-hipofisario. Síndrome del ovario poliquístico.
  • Grupo III: Fallo gonadal. Fallo ovárico primario o precoz. Fallo ovárico oculto.
  • Grupo IV: Alteración del tracto genital.
  • Grupo V: Prolactinoma.
  • Grupo VI: Hiperprolactinemia funcional.
  • Grupo VII: Tumores hipotálamo-hipofisario no hiperprolactinémicos.

Causas

La anovulación puede estar producida por:

Desequilibrio hormonal

Esta causa suele presentarse en la mayoría de las mujeres que padecen anovulación, representando un 70% de los casos. El desequilibrio hormonal causa un descenso en la producción de folículos que aseguran el desarrollo de un óvulo, dificultando a la mujer quedar embarazada. Las mujeres con hiper-hipotiroidismo,  síndrome de ovario poliquístico e hiperprolactinemia pueden tener ciclos anovulatorios por desequilibrios hormonales.

Aumento de hormonas hipofisarias

Un aumento de la cantidad de hormonas hipofisarias (prolactina, FSH, LH, TSH) puede generar una falta de ovulación.

Alteraciones del hipotálamo

La hipófisis, encargada de regular la secreción de las hormonas, está bajo el control del hipotálamo. Por lo que una alteración en el hipotálamo, como el estrés, puede afectar a los ovarios y, por consecuencia, a la ovulación.

Estado físico

La pérdida de peso o la obesidad puede ser motivo de un desequilibrio hormonal, generando anovulación.

Tratamiento

Debido a las múltiples causas que puede generar una alteración en el ciclo menstrual es importante consultar al especialista para poder decidir acerca de un tratamiento específico.

Así, los casos en los que no estén directamente implicadas las hormonas, como son el estrés, la obesidad y la pérdida de peso excesiva, suele ser suficiente aplicar un tratamiento sencillo como mantener una dieta saludable o moderar el ejercicio físico y controlar el estrés.

Aquellos casos más graves en los que la falta de ovulación se da por alteraciones hormonales, el especialista suele prescribir un tratamiento a base de gonadotropinas (FSH y LH) o HMG (Gonadotropina Menopáusica Humana) o con citrato de clomifeno (más concreto del síndrome del ovario poliquístico) para inducir la ovulación.

Este medicamento es muy eficaz y funciona como una sustancia antiestrogénica, impidiendo la comunicación normal entre los ovarios y el eje del hipotálamo-hipofisario. El clomifeno satura los receptores de estrógeno, y así la hipófisis interpreta un menor nivel sanguíneo de estrógeno, y secreta aún más FSH que estimula los ovarios produciendo así la ovulación.