El número de mujeres que optan en España por congelar sus óvulos para preservar la fertilidad se ha multiplicado por diez desde 2009, y más de la mitad de las que optan por la fecundación in vitro (FIV) ya supera los 40 años, según un informe de Salud de la Mujer Dexeus.

El estudio asegura que actualmente “más del 30% de los ciclos de fecundación in vitro precisa de diagnóstico genético implantacional”, una técnica que permite estudiar el ADN de los óvulos o de los embriones para seleccionar los que cumplen las características adecuadas.

Asimismo, el trabajo presentado afirma que un 40% de las mujeres que apuesta por la FIV en este centro requiere óvulos de una donante, mientras que hace quince años esta técnica solo se aplicaba en el 4% de los casos.

Los investigadores han recordado a partir de este dato que España es el país europeo en el que se hacen más tratamientos de ovodonación, una cifra que equivale al 50% de todos los que se practican en Europa, según datos publicados por la European Society of Human Reproduction and Embryology (ESHRE).

[ratings]