En 2016 nacieron en China 18 millones de niños, 1,3 millones más que en el año anterior. Son las mejores cifras de natalidad de los últimos 16 años después de que el Gobierno pusiera fin a tres décadas de la política del hijo único. Aún así menos de la mitad de esos 18 millones de recién nacidos corresponden a segundos hijos.


Para los responsables de estas políticas, la lectura de estos resultados es positiva. “Pese a que el número total de mujeres en edad fértil disminuyó en cinco millones, el número de nacimientos aumentó significativamente, lo que demuestra que los ajustes en las políticas de planificación familiar fueron extremadamente oportunos y eficaces”, relató en la presentación de los datos Yang Wenzhuang, directivo de la NHFPC.

Con respecto al futuro, Yang dijo que las autoridades esperan que para 2020 haya entre 17 y 20 millones de nacimientos al año, y que hacia 2050 existirán 30 millones adicionales de habitantes en edad laboral.